Los préstamos son una alternativa bastante efectiva cuando se tiene apuros financieros, por eso debes asegurarte de recurrir a las entidades más confiables para que todo el proceso salga de la manera más favorable para ti.

Por fortuna, actualmente no se necesitan demasiados papeles y trámites complicados para que tengas acceso a préstamos con distintas características, cada uno pensado para cada tipo de cliente y situación económica.

Claves sobre cómo pedir un préstamo personal

Ante la duda de cómo pedir un préstamo, es necesario que tengas presente la cobertura financiera que realmente necesitas. Cuanto más baja sea la cantidad que busques, más sencillo será obtener liquidez para gastar con total libertad, sin tener que justificar su uso.

Para que escojas de manera inteligente, considera muy bien estos consejos:

Comparación de ofertas

Como hay tantas ofertas, lo mejor es compararlas para elegir la más conveniente según tus necesidades. De esta forma, puedes descartar inmediatamente las propuestas que no son adecuadas, ya sea porque tienen condiciones de acceso especiales o porque son demasiado costosas.

Cuidado con las cuotas

Un factor imprescindible a considerar es la cuota y todas las comisiones especiales que puede acarrear. Sin embargo, mirar las comisiones no es suficiente para juzgar la conveniencia de una financiación o para comparar las diferentes opciones, ya que ciertas alternativas tienen comisiones un poco más altas, pero ofrecen más facilidades. Cada caso varía.  

Tasa fija y tasa variable

Es muy importante la evaluación de la tasa fija y la tasa variable. Antes de tomar una decisión final, debes evaluar cuidadosamente el tipo de tarifa que tiene y los pros y contras de cada solución.

Las tasas fijas te permiten conocer los gastos por adelantado, mientras que las tasas variables te permiten ahorrar dinero en un período de caída de las tasas de interés.

El coste del seguro

Dependiendo del tipo de compañía financiera, las pólizas de seguro se ofrecen de diferentes maneras, ya sea obligatoria u opcional. La cobertura del seguro es un coste que, sin duda, afecta el valor de la cuota, pero puede ser bastante conveniente.

Claramente, este seguro te sirve para protegerte del riesgo de insolvencia, lo que te permite mantener el compromiso financiero incluso si se producen acontecimientos graves.

¿Qué mira un banco a la hora de conceder un préstamo?

Los bancos y las instituciones financieras son cada vez más cuidadosos de prevenir un posible riesgo de incumplimiento en los pagos de préstamos y créditos por parte de los solicitantes. Por eso, son normales ciertas exigencias. Sin embargo, no son imposibles de encontrar o demasiado complicadas, sobre todo en préstamos rápidos:

  • Edad: normalmente, las solicitudes pueden ser presentadas por cualquier persona que tenga al menos 18 años de edad.
  • Empleo: para obtener una respuesta positiva del banco, debes demostrar un ingreso estable y fácilmente comprobable.
  • Capacidad crediticia: durante la fase de investigación preliminar, la compañía financiera evalúa toda la información recogida y da una puntuación crediticia con la que evalúa la capacidad crediticia que tienes

Los criterios de evaluación son subjetivos y dependen de la política de crédito de la empresa financiera, pero lo más importante es la relación entre la cuota estimada y los ingresos, así como la presencia en ASNEF.

Comisiones más habituales

Es bueno que consideres que este recurso generalmente va a un tipo de interés fijo, y muy pocas veces variable, dándote libertad financiera. Esto significa que, para obtenerlo, no es necesario que especifiques cómo utilizarás el dinero.

Sin embargo, una vez obtenida la financiación, es fundamental que evites las demoras en el pago de las cuotas, pues estas dan lugar a un recargo de los intereses previstos, además del riesgo de estar inscrito en las listas de morosos, algo que es bastante negativo en la vida crediticia.

Al solicitar un crédito, también son comunes ciertas comisiones como: 

  • La comisión de estudio, que es la que cobra la entidad para verificar que efectivamente eres apto para recibir la financiación. 
  • La comisión de apertura para la elaboración de todos los trámites necesarios. 
  • Los gastos de notaría para la formalización pertinente del contrato.

La mayoría son porcentajes bastante bajos y no se cobran todos los financiamientos. En su lugar, presta más atención a la flexibilización al solicitar un préstamo, ya que sirve para reducir o aumentar el importe de la cuota, y/o pagar la deuda por adelantado, sin incurrir en ninguna penalización.

Utilizamos cookies propias y de terceros, y procesamos datos personales, como las direcciones IP y los identificadores de cookies, para medir el rendimiento y obtener información sobre las audiencias y el contenido. Haga clic a continuación para autorizar el uso de esta tecnología y el procesamiento de sus datos personales para estos fines. Puede cambiar de opinión y cambiar sus opciones de consentimiento en cualquier momento visitando la Cookies.

A continuación, puede elegir qué tipo de cookies permite en este sitio web. Haga clic en el botón "Guardar configuración de cookies" para aplicar su elección.

Necesarias

Analiticas

Redes sociales